EventosInnovación y nuevas tecnologíasPaísesRegión Andina

Una mirada holística como los avances tecnológicos y las tendencias de sostenibilidad pueden aportar al desarrollo en regiones mineras

By 16 mayo, 2022 mayo 31st, 2022 No Comments

Jueves 12 de mayo del 2022

El sector minero en la región andina vive una revolución tecnológica que se ha visto acelerada por la pandemia. Los cambios tecnológicos llegaron para quedarse y trae consigo oportunidades y desafíos. Por un lado, las nuevas tecnologías tienen el potencial de aumentar la productividad y la competitividad, reducir la huella ambiental y mejorar el seguimiento/ transparencia de los proyectos mineros. Por otro lado, algunos trabajos tradicionales están en riesgo, ya que el sector requiere personas con diferentes habilidades.

MinSus, un Proyecto de Cooperación Alemana que tiene como objetivo promover prácticas de minería responsable en los países andinos, en colaboración con el Centro de Estudios del Cobre y la Minería (CESCO), han reunido a actores que trabajan en el sector minero para evaluar los impactos diferenciados que pueden tener los cambios tecnológicos. Si bien regiones mineras rurales pueden ver reducidos las oportunidades de trabajo directos e indirectos debido a los nuevos requisitos de habilidades y necesidades de adquisición, existen oportunidades para que nuevos actores ingresen al espacio en las ciudades mineras y las ciudades metropolitanas debido a las nuevas demandas tecnológicas. Con una estrecha coordinación entre las empresas mineras y el sector público, se puede facilitar la transición de los empleados con habilidades tradicionales y promover las oportunidades para las nuevas empresas orientadas a la tecnología. Se puede acceder a los resultados de esta investigación aquí y forma parte de la evaluación global del IGF, a la que se puede acceder aquí.

Además de estos hallazgos, un resultado importante de la revisión de la literatura y las discusiones entre expertos mineros de la región fue que se debe adoptar un enfoque holístico, que combine la revolución tecnológica con las tendencias de sostenibilidad para obtener una mejor imagen de los impactos potenciales de la mina del futuro a nivel local, nacional y regional. Esto condujo a una cooperación de seguimiento entre MinSus y CESCO mediante la cual se seleccionaron cinco nichos de sostenibilidad relevantes para el sector minero para evaluar el potencial dentro de los países andinos seleccionados. Los cinco nichos seleccionados incluyen: (1) inversiones en infraestructura de agua de uso compartido, (2) electrificación de camiones mineros, (3) economía circular, (4) soluciones basadas en la naturaleza y (5) compensaciones de emisiones de gases de efecto invernadero a través de un club de carbono regional.

Los resultados, que se publicarán en breve, muestran que al fusionar las tendencias tecnológicas y de sostenibilidad, se pueden identificar oportunidades adicionales para que el sector desempeñe un importante motor de desarrollo en regiones mineras. Por ejemplo, si bien las nuevas tecnologías pueden desplazar trabajadores con habilidades tradicionales en regiones mineras, las inversiones en infraestructura hídrica de uso compartido a nivel local en el norte de Chile y el sur de Perú, que sufre escasez de agua, podrían crear nuevas oportunidades en otros sectores como la agricultura ganadería. A nivel nacional, el ejemplo de la producción de bolas de molienda a partir de materiales de desecho del sector minero podría generar oportunidades económicas al mismo tiempo que promueve conceptos de economía circular. A nivel regional, se ha estimado que existen alrededor de 3500 camiones mineros de grande escala en Chile y Perú (una proporción importante de la flota mundial) y estos necesitarán ser reemplazados o reacondicionados en los próximos años para reducir la huella de carbono. El ensamblaje o reacondicionamiento de estos camiones adaptados al contexto minero donde operarán podría generar importantes oportunidades económicas al mismo tiempo de reducir las emisiones.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo surgen nuevas oportunidades al tomar una visión más holística de los desarrollos tecnológicos con las tendencias de sostenibilidad. Lo que todos estos tienen en común es que se necesita la cooperación entre las empresas mineras y con el sector público. Por ejemplo, los gobiernos deben coordinar a los actores en una cuenca hidrográfica y establecer reglas claras sobre el acceso al agua y las tarifas para que inversiones en infraestructura hídrica puedan operar de manera compartida. Para avanzar en la electrificación de camiones mineros, un entorno no competitivo en el que las empresas mineras trabajen juntas para probar y escalar nuevas tecnologías conducirá a resultados más rápidos que si cada empresa minera trabaja en sus propias soluciones. Para abordar los desafíos de la economía circular, las leyes de los países andinos deben adaptarse para permitir que los desechos mineros se puedan utilizar como insumos para nuevos procesos e industrias. Además, las posibles soluciones de economía circular solo funcionarán a escala, lo que requiere una coordinación entre las empresas mineras.

Los retos de transformación tecnológica y sostenibilidad que el sector minero enfrenta son tremendos. Abordar cada uno de estos desafíos requiere conocimientos técnicos y específicos al contexto. Sin embargo, es importante no perder de vista conectar los puntos entre los impulsores tecnológicos y de desarrollo para garantizar que la mina del futuro beneficie a las regiones mineras y que el sector recupere la aprobación social, de la que actualmente carece en muchas partes del mundo.